¿Qué son los errores refractivos?

La miopía, la hipermetropía y el astigmatismo son los llamados errores refractivos. Estos generan ciertas anormalidades en la visión , como imágenes borrosas y distorsionadas, lo que hace necesaria una corrección óptica con anteojos.

Miopía 

La miopía se produce cuando la córnea es demasiado curva. Por este motivo las imágenes se enfocan delante de la retina, en lugar de hacerlo sobre ella.El miope puede ver bien de cerca pero su visión se vuelve borrosa a medida que los objetos se alejan.
Hipermetropía
La hipermetropía se genera cuando la córnea es demasiado plana, lo que hace que la imagen se enfoque detrás de la retina.
La persona con hipermetropía no consigue ver bien de lejos ni de cerca.

Astigmatismo

El astigmatismo se presenta cuando la córnea no es esférica, es decir que un sector es más curvo que el otro. Esto hace que la imagen se enfoque en varios puntos, algunos por delante de
la retina y otros por detrás de ésta. Como consecuencia del  astigmatismo, se ve una imagen distorsionada y carente de nitidez. 
¿Se pueden corregir los errores refractivos? ¿Cómo? 
Para corregir estas patologías, el paciente necesitará usar anteojos y/o lentes de contacto, o bien puede optar por una solución definitiva : la cirugía mediante EXCIMER LASER. El láser le da nueva forma a la córnea, logrando que las imágenes hagan foco en la retina, como ocurre en un ojo sano.

Cirugía con EXCIMER LASER

El láser logra una corrección definitiva de la forma de la  córnea.
La cirugía se realiza bajo anestesia en gotas y es ambulatoria, es decir que el paciente puede volver a su casa luego de finalizada la operación.
El procedimiento consiste en levantar con un microqueratomo una delgada capa de tejido corneal (flap de tejido corneal), remover con el láser la cantidad necesaria de tejido y finalmente reacomodar el flap corneal en su lugar. Esto da lugar a un cambio en el poder de enfoque de la córnea. La cirugía está especialmente recomendada para pacientes con defectos refractivos bajos o moderados, y que hayan alcanzado una estabilidad óptica de no menos de 12 meses. El excimer láser resulta una gran solución para profesionales que necesitan movilidad en sus tareas diarias,   como pilotos o policías, así como para quienes realizan actividades al aire libre, natación, golf y fútbol, entre otros deportes.
La cirugía refractiva es una elección del paciente, quien elige realizarla porque pretende dejar de usar sus anteojos o lentes de contacto, debiendo considerar que ésta no brinda mayor visión que aquellos. Lo que si mejora es su calidad de vida.
Si bien se buscan los mejores resultados posibles, estos dependen de la patología del paciente y en algunos casos puede seguir siendo necesario el uso de anteojos, aunque por supuesto de menor graduación y más delgados.
Las complicaciones en este tipo de cirugía son muy poco frecuentes pero como en cualquier intervención médica, pueden ocurrir. Es importante que el paciente aclare todas las dudas con su médico, antes de realizarse la operación.